Inicio con Raspberry Pi

Publicado .

La Raspberry Pi es una computadora muy pequeña, tiene casi todas las mismas partes que una computadora convencional: una unidad central de procesamiento (CPU), memoria de acceso aleatorio (RAM), capacidad de conectar dispositivos de almacenamiento, una interfaz de vídeo, puertos USB dónde puedes conectar teclados y ratones entre varios dispositivos USB. No es tan poderosa como una computadora de escritorio o una laptop pero aún así es impresionante tener toda una computadora funcional en una placa de apróximadamente el mismo tamaño de una tarjeta de crédito. El objetivo original de la Raspberry Pi es el de ofrecer una máquina de bajo costo diseñada para jugar y hacer experimentos con ella, se puede utilizar para: tareas de cómputo normales, jugar juegos de vídeo, ver vídeos como un TvBox, proveer servicios de red, integrar ambientes de desarrollo o para construir controladores que interaccionan con otros dispositivos electrónicos.

En este tutorial aprenderás lo necesario para comenzar a utilizarla para empezar a sacar el máximo provecho de ella. Necesitarás por lo menos:

El teclado, cable y monitor HDMI son sólo necesarios durante su configuración inicial, posteriormente puedes utilizarla remotamente a través de SSH (o no, como te sea más cómodo).

Vamos a instalar en la Raspberry Pi la última versión del sistema operativo Raspbian (una adaptación de Debian). Accede a la página oficial para descargarlo (https://www.raspberrypi.org/downloads/raspbian/), encontrarás dos versiones disponibles: completo (1.3Gb) o lite (350mb), la diferencia que es que la versión lite no incluye interfaz gráfica (headless) y por lo tanto tampoco todas las aplicaciones extra (explorador de archivos, navegador de internet, juegos, etc.), todo se hace a través de la consola (particularmente prefiero esta versión). Descarga la versión que más se adapte a tus necesidades como ZIP o por torrent según tu agrado.


En el ZIP encontrarás un archivo .img que es la imágen o copia del sistema operativo Raspbian que deberás pasar a la memoria microSD. En Windows, necesitarás una herramienta extra llamada Win32DiskImager, que te permitirá copiar la imagen a la tarjeta microSD, descárgala e instálala. Descomprime la carpeta ZIP descargada, conecta tu memoria microSD al ordenador, abre la aplicación Win32DiskImager, elije la imagen del sistema operativo, elije la letra de la unidad de tu memoria microSD y da clic al botón write (escribir). Espera a que la copia termine, extrae de manera segura tu memoria y procede a introducirla en la Raspberry.


Conecta el cable HDMI a tu monitor y a la Raspberry Pi. Conecta un teclado (y opcionalmente un ratón) a la Raspberry a través de sus puertos USB. Conecta el adaptador de corriente a tu toma eléctrica y posteriormente a la Raspberry. En el monitor comenzarás a ver línea tras línea de mensajes que indican la carga y arranque del sistema operativo, probablemente se te haga familiar si has utilizado otros sistemas Linux.

Para versión Raspbian completa

Al terminar de arrancar el sistema operativo, verás a continuación el escritorio del sistema operativo en el que encontrarás un menú, algunos accesos rápidos y la barra de herramientas. El primer paso es configurar el sistema a nuestras necesidades, dirígete al menú, luego a preferencias y después a configuración de la Raspberry Pi. Aparecerá una ventana desde la cual puedes:

También puedes cambiar personalizar detalles como zona horaria y distribución de teclado, lo que es común en cualquier sistema operativo. También puedes hacerle un overclock (aumentar la velocidad de procesamiento) a tu Raspberry Pi pero no es muy recomendable habilitar esta opción ya que reduce el tiempo de vida de tu Raspberry y puede sobrecalentarla. Al terminar de configurarla debes confirmar si deseas reiniciarla, acepta y espera a que arranque de nuevo. Siéntete libre de navegar por las opciones que se te muestran, prueba los entornos de desarrollo Scratch, BluJ, Wolfram, Mathematica o de Python. Se incluyen algunos juegos sencillos desarrollados en Python, incluso podrás encontrar una versión reducida de Minecraft.


Para versión Raspbian Lite

Yo prefiero esta versión ya que para mis proyectos no necesito una interfaz gráfica (la utilizo como servidor o controlador de módulos electrónicos) y siempre la manejo remotamente. El arranque es más rápido, en lugar de aparecer un escritorio se queda en la consola y pregunta tu usuario y contraseña, introduce pi como usuario y raspberry como contraseña, ya que son los predeterminados. Si los introdujiste bien entonces aparecerá un mensaje de bienvenida y ya podrás introducir comandos. Al ser una versión sin gráficos el comando startx no existe. Para comenzar a configurar tu dispositivo introduce el comando sudo raspi-config, te aparecerá una interfaz sencilla en la que puedes configurar los mismos parámetros mencionados en la versión completa, utiliza las flechas de tu teclado para navegar, Intro para aceptar, Esc para regresar y Espacio para marcar casillas. Te recomiendo expander el sistema de archivos, cambiar tu contraseña si planeas conectarla a internet, cambiar el nombre de host si tienes más de una Raspberry Pi, elegir tu zona horaria y distribución de teclado, y activar I2C y SPI si te interesa en un futuro controlar algunos módulos electrónicos.


Para utilizarla en tu red, te recomiendo configurar una IP estática y aprender a controlar la Raspberry a través de SSH.

Más tutoriales